Hoja Verde, a $370.

Por qué el INYM desistió de pedir laudo y cómo funcionará el mercado desregulado en estos primeros meses

El directorio del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM), sin la presencia de los representantes de Corrientes y la industria, está celebrando esta mañana una reunión para decidir si finalmente eleva el pedido de laudo por el precio de la hoja verde y la yerba canchada al Gobierno Nacional.

“Nos reunimos, vamos a analizar los datos que recabamos de la comisión de costos y ahí tomaremos la decisión en directorio”, dijo ayer a Plan B, Jonás Petterson.

Hace una semana, el INYM realizó la tercera reunión de directorio donde, nuevamente, volvieron a ausentarse los directores de la industria y Corrientes, quienes argumentan que esas convocatorias no son legales.

El dilema del INYM hoy pasa porque nadie sabe si siguen vigentes sus mecanismos regulatorios -que siempre contemplaron el laudo de Agricultura de la Nación cuando no hay acuerdo-, o si el organismo ya perdió estas potestades.

Entre los representantes de Misiones, producción, tareferos, cooperativas y quienes defienden la regulación, existen evidentes dudas sobre si Agricultura aceptará el pedido de laudo y definirá un precio o directamente no responderá o, yendo más lejos aún, hará oficial el cercenamiento de las potestades del INYM.

corrientes
Corrientes afirma que hoy el INYM no tiene base legal para convocar a reuniones de directorio. La industria no se expresó, pero adhiere a la misma postura.

El INYM, en un limbo

Si algo caracteriza la situación del organismo yerbatero desde el 10 de diciembre es que se encuentra en una situación de acefalía y en un “limbo” legal, donde nadie sabe a ciencia cierta qué puede y qué no puede hacer el INYM.

El director titular del INYM por Corrientes, Claudio Anselmo, envió oportunamente una nota al INYM(con copia al Secretario de Agricultura, Sergio Vilella) explicando su posición: no hay presidente del INYM y cualquier convocatoria a una sesión de directorio es nula. La industria yerbatera también adhiere a esta postura.

Los directores por la producción y Misiones, sí afirman que el INYM tiene aún vigencia legal, pero deben decidir si se arriesgan a pedir una definición a Agricultura o continúan en un limbo.

Directores del INYM por Misiones y producción no pedirán laudo y acatan DNU: no habrá precios oficiales

Es decir, una indefinición que paraliza a la principal decisión que debe tomar el organismo: resolver el precio de la materia prima a partir del 1° de abril.

Otros cuestionamientos a la legalidad del INYM

Pero a los cuestionamientos de Corrientes y la industria sobre la ilegalidad de las reuniones de directorio del INYM, se suma la opinión del propio ex sindico del organismo yerbatero, Emilio Jouliá, quien el 20 de diciembre pasado envió una carta a la que accedió Plan B, donde afirma que la designación de Jonás Petterson como “director a cargo” no es legal y deberían haber dejado como titular al entonces vicepresidente, Ricardo Maciel.

“Las manifiestas irregularidades cometidas por el directorio en la reunión ordinaria N°735 llevan a que los actos emanados en la mentada reunión sean, a criterio de esta sindicatura, nulos de nulidad absoluta”, señaló la carta de Jouliá, remitida con copia al Secretario de Agricultura (Vilella) y a los gobiernos de Misiones y Corrientes. A Jouliá le terminaron rescindiendo el contrato y dejó de ser síndico del INYM.

Claudio Anselmo: “Las reuniones del INYM son inválidas. Corrientes desconoce su legalidad”

¿Qué va a pasar?

Si no hay laudo de la Nación, sea porque el INYM no lo pide o porque lo solicita pero Agricultura sigue sin responder a los pedidos yerbateros, lo más probable es que arranque la cosecha gruesa el 1° de abril sin grandes cambios respecto de la situación actual.

Es decir, el precio que se paga es de 370 pesos al contado en algunas industrias, y según las necesidades podría aumentar un poco, pero sin llegar a los 505 pesos que piden los productores.

También va a ser decisivo en este período la disponibilidad de efectivo que tengan industrias y secaderos. “No hay pesos”, dijo a Plan B, un industrial. En referencia a la política económica de retirar pesos para tratar de bajar la inflación.

Hoy un secadero que procesa 100.000 kilos por día de hoja verde, necesita casi 40 millones de pesos por día para pagarle a los productores.

Por última, también hay que tener en cuenta que en los últimos tres años, producto también de la sequía, la cosecha gruesa arrancó muy lenta en el mes de abril y recién cobró ritmo a partir de mayo.

Plan B/ 21-3-2024

 

Loading