Análisis de Plan B.

¿Por qué Misiones subsidia a sectores medios con Ahora pero trasladó el ajuste a sectores bajos con boleto a $690?

Por Martín Boerr

El Gobierno provincial acaba de anunciar que extenderá los programas Ahora hasta el 30 de junio, en una decisión que tiene como trasfondo la necesidad de apuntalar al comercio misionero en momentos en que por primera vez desde la pandemia, Paraguay y Brasil ya son más baratos que la Argentina.

El gobernador Hugo Passalacqua anunció que se extienden lo programas Ahora hasta el 30 de junio. Esto implica que el Gobierno desembolsará millones para subsidiar el financiamiento en cuotas, mientras que los comercios pondrán su parte con los descuentos.

Passalacqua detalló hoy que siguen los programas Ahora Misiones, Ahora Bienes Durables, Ahora Construcción, Ahora Viajá por Misiones, Ahora Mascotas, Ahora Pan, Ahora Gas, Ahora Feria y Gastronomía, Ahora Carne, Ahora Mujer, Ahora Estudiantes y Ahora Hipotecarios UVA.

De esta forma, el Gobierno tomó su decisión: con recursos recortados por la caída de ingresos por la recesión económica, pondrá las fichas en subsidiar al comercio buscando beneficiar tanto a la actividad comercial y al empleo, como a los consumidores.

Exclusivo: Por el atraso cambiario, comprar alimentos en Encarnación ya es más barato que en Posadas y la brecha crece

¿Pero a quién beneficia este subsidio?

Sin dudas al comercio y a los sectores medios, más que a los sectores bajos. Ya el hecho de que la mayoría de los programas se canalicen únicamente a través del Banco Macro excluye a sectores vulnerables y tiende a beneficiar a los empleados públicos, que además siempre cuentan con el beneficio de la estabilidad laboral garantizada, “pase lo que pase”.

Al mismo tiempo, el Gobierno decidió dejar pasar los aumentos en luz y colectivo ante la quita de subsidios nacionales y permitir que se traslade todo el peso del ajuste.

Es cierto, el ajuste lo decidió la Casa Rosada, pero en otras oportunidades, la política misionerista fue subsidiar el boleto de colectivo ante la quita o disminución de fondos que venían del gobierno central. Buscando así proteger a los sectores más bajos.

Cabe recordar que el sistema de multimillonarios subsidios que rigió al sistema urbano de transporte en todo el país desde la crisis de 2001, se desmanteló por necesidad de llegar al déficit 0 que impuso el FMI al Gobierno de Macri a fines del 2018.

Entre 2019 y 2021, Posadas llegó a tener el segundo boleto de colectivos más barato del país (sólo superado por la ultra subsidiada Buenos Aires) con un valor de apenas 20 pesos. Desde ayer, como todos saben, el boleto de colectivos sale 690 pesos con SUBE, equiparando a Formosa y Corrientes.

En el caso de la factura de luz, el Gobierno hizo casi lo mismo que con el colectivo, es decir, se corrió y permitió que se trasladara todo el ajuste. Aunque ahora recalculó un poco, ante el fuerte malestar que trajeron las facturas de marzo y las dificultades de miles de familias para pagarlas, y permite el pago en cuotas con tarjeta y ratificó el subsidio para los sectores más bajos.

Con el aumento del 175% a 690 pesos, Posadas dejó de ostentar el boleto más barato del NEA tras varios años

La caída de la recaudación de Rentas

Como en toda época de ajuste, el Gobierno provincial con recursos acotados por la caída de la Coparticipación y de la recaudación propia (Rentas) tiene que decidir dónde pone las fichas.

Si subsidia el colectivo, alivia un poco el bolsillo de los usuarios, pero eso no genera actividad económica ni protege los empleos.

En cambio, si subsidia la actividad comercial y busca tratar de ayudar a lograr competitividad ante una Encarnación (y otras ciudades fronterizas) más baratas, entonces tiene efectos más multiplicadores. En primer lugar, buscando proteger la recaudación propia de Ingresos Brutos, y también, tratando de proteger a los empleos en el sector comercial y aliviando el bolsillo de los consumidores.

Plan B/ 20-3-2024

 

 

Loading