Los topes del Monotributo.

Massa expulsa a miles de Monotributistas al “infierno” de ser Responsable Inscripto o trabajar en negro

El Ministerio de Economía anunciará hoy la suba de los topes del Monotributo en sus distintas escalas, llevando la facturación máxima para la categoría más alta de los 5,6 millones a los 8 millones.

Sin embargo, el año pasado a fin de año el Ministerio de Economía dejó correr a la inflación que fue del 100% pero aumentó las escalas mucho menos y lo hizo siempre corriendo de atrás de la inflación.

El resultado es que aquellos que pueden seguir la evolución de la inflación en sus facturaciones de bienes o sevicios, se pasaron de los topes y recibieron cartas de la AFIP notificándoles que es los expulsaba del Monotributo.

Esto ocasionó que a partir de este año, miles y miles de cuentapropistas, emprendedores, comerciantes y profesionales de todo el país tuvieran que pasarse a la categoría de Responsable Inscripto, asumiendo una carga impositiva, administrativa y un golpe psicológico dificil de digerir.

Recordemos que un Monotributista paga solamente una cuota mensual que oscila entre 1.000 y 10.000 pesos, mientras que un Responsable Inscripto debe empezar a facturar con el 21 por ciento de IVA, empezar a juntar las facturas para descargar IVA, pagar el impuesto de Responsable Inscripto mes a mes y también presentar liquidación de Ganancias (amén de retenciones que se le empiezan a realizar cuando el cliente es un agente de retención).

Todo eso implica una carga muy dura de encajar para alguien que facturaba hasta el año pasado 4,2 millones de pesos para alguien que vende servicios (en la máxima categoría del monotributo), por ejemplo, un fotógrafo, diseñador, periodista, arquitecto, etc.

Esto es apenas 350.000 pesos, un ingreso muy exiguo si se considera que además, alguien que presta servicios y no tiene empleados también tiene muchos gastos sobre esa facturación: movilidad, viáticos, alquileres, honorarios de terceros, etc.

El resultado es que la inflación galopante y la “amarreta” actualización que hizo Economía al Monotributo generó una situación injusta que pone en riesgo la superviviencia de miles de contribuyentes, sumidos en la incertidumbre, la impotencia y todos los incentivos para pasar a la economía informal.

Es importante recalcar, también, que una vez que un contribuyente es expulsado del Monotributo no puede volver a ingresar por tres años a ese régimen.

Las opciones son dos: salirse de la AFIP y facturar con monotributo de un pariente (hijos, esposa, etc), empezar a trabajar en negro o tratar de sobrevivir en el durisimo régimen de Responsable Inscripto que debería estar reservado para emprendedores o empresas con una cierta capacidad administrativa y tributaria que claramente no la tiene el Monotributista.

Exprimir a los pocos que aportan

Todo para “exprimir” un poco más a aquellos pocos que aportan y que siempre son los mismos. En un país donde los que no trabajan crecen y crecen y son una carga cada vez más dificil de sobrellevar para los pocos que todavía pueden contribuir y cada vez se sienten más desalentados por una combinación de una presión impositiva feroz y la falta de perspectivas que impone una economía y un país en crisis.

Las escalas del Monotributo que regirán desde Julio 2023, anunciadas hoy (8-6-2023)

La parte psicológica del asunto no es menor. Es no ver futuro ni perspectivas y seguir trabajando y trabajando para mantenerse a flote.

Si Massa hubiera retocado los topes a fin de año como correspondía, no aumentandolos, sino manteniendo esos topes en términos reales. Es decir, pasándole la inflación, entonces miles y miles de individuos que no le piden nada al Estado y colaboran, se generan su propio trabajo y necesitan que no les pongan la “bota encima” hoy seguirían aportando en el régimen simplificado o Monotributo como correspondia.

Ahora bien, si la facturación real daba el incremento correspondiente a un Responsable Inscripto, entonces lo correcto era el paso a esa condición fiscal.

Pero no se puede usar la inflación para tergiversar la naturaleza del Monotributo y mandar a pelear con los “leones” a los monotributistas.

Según el último párrafo del artículo 52 de la Ley de Monotributo, el Poder Ejecutivo tiene la potestad de actualizar el parámetro ingresos en forma semestral, tomando la variación del índice de movilidad de las prestaciones previsionales.

En julio, además, los monotributistas deberán realizar el trámite de recategorización, que consiste en la evaluación de parámetros de ingresos que permiten mantener o no la categoría en la que se encuentra cada contribuyente. Si los ingresos superan o son inferiores a los de la categoría vigente corresponde realizar la recategorización.

Loading