Pedro Lacour, sociólogo.

Especialista en movimientos piqueteros: “Sereno, con apoyo del Evita, puede ser candidato”

Como sociólogo y periodista, el misionero Pedro Lacour es uno de los analistas exhaustivos de los movimientos sociales y piqueteros, que ganaron tanto terreno en una Argentina en crisis permanente.

En una charla en la redacción de Plan B, este posadeño que se fue a estudiar sociología a la UBA y luego hizo el Máster Di Tella-La Nación, e ingresó a trabajar en la sección Política del diario, explica las diferencias entre el Movimiento Evita, Barrios de Pie, la Corrientes Clasista y Combativa y otros sellos que, a ojos inexpertos, son todos parecidos.

Lacour se define como un “nómade”. Su padre es correntino y su madre porteña, y llegaron a Posadas a inicios de los 90 para comenzar una familia con el apoyo del abuelo, que por entonces vivía en Misiones y se desempeñaba como gerente del Banco Provincia.

“Tanto mi abuelo como mi papá fueron militantes y son de izquierda”, dice Lacour, que también se reconoce afín a esa ideología. “A diferencia de otros padres, los míos no solo no pusieron ningún reparo en que estudiara una carrera como Sociología, sino que hasta me incentivaron “, explicó.

Tras estudiar en el colegio Nacional Martín de Moussy, Lacour partió en 2010 a Buenos Aires donde vive desde entonces, pero mantuvo un gran vínculo con Misiones, donde comparte sus reflexiones en distintos diarios digitales y también es frecuente invitado a reconocidos programas de televisión, para analizar la política.

Como en este ida y vuelta con Plan B, donde Lacour desgranó el abecé de los movimientos sociales y los vínculos que algunos de ellos tienen con la tierra colorada y sus dirigentes.

-¿En La Nación te asignaron a la cobertura de los movimientos sociales y piqueteros?

-Sí, de a poco me fui especializando en movimientos sociales, y también en todo lo que tiene que ver con el mundo de los partidos de izquierda en general. En los últimos tiempos, los movimientos sociales se convirtieron en un actor político muy importante, sobre todo a partir de su aparición en los años previos a la crisis del 2001.

-¿Esa fue la génesis de los movimientos sociales o piqueteros?

-Sí, a finales de los 90, con la aparición del desempleo, la informalidad. Porque hasta ese momento el empleo formal prevalecía. Luego empezó a quedar mucha gente afuera del sistema y empezaron las manifestaciones y surge el denominado movimiento piquetero, que cortaba rutas en contra de los gobiernos de turno. Luego con la llegada del kirchnerismo al poder, el Estado no dudó en cooptar a los movimientos sociales. Por ejemplo, el Movimiento Evita nace bajo el ala de Kirchner. Su líder, Emilio Pérsico, pasó de ser un piquetero a aglutinar muchas agrupaciones y acercarlas al Estado en 2003.

-¿Cuáles son los principales?

-Las principales organizaciones se miden por la capacidad de movilización, que luego se vinculan a la cantidad de planes sociales que suelen tener bajo su órbita. Los planes sociales suelen equivaler, en promedio, a la mitad de los militantes, para tener una referencia. Entre los oficialistas, que se nuclear en la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP), tenés al Movimiento Evita de Emilio Persico. Somos Barrios de Pie, del referente Daniel Menéndez. También a la Corriente Clasista y Combativa (CCC), con el histórico Juan Carlos Alderete a la cabeza. Luego el Movimiento de Trabajadores Excluídos (MTE) de Juan Grabois, que tiene una dinámica más autónoma. Está en el medio entre los que están vinculados con el Estado y los que están en la vereda de enfrente, como es el caso del Polo Obrero, de Eduardo Belliboni, que logró tener una gran presencia en los medios y se convirtió un poco en la cara de los movimientos contrarios al gobierno. En esa línea, además, está Barrios de Pie-Libres del Sur, con la dirigente Silvia Saravia como referente, y el MST-Teresa Vive, entre muchos otros que se definen abiertamente de izquierda.

-¿Cómo es eso de que son más los militantes que los programas que manejan?

-Hoy tenés a unas 9 millones de personas excluidas, fuera del mercado laboral formal, entre monotributistas de las categorías más bajas y gente que vive de changas. Por eso, si nos fijamos en la cantidad de programas sociales, vemos que el número de beneficiarios del Potenciar Trabajo, el programa social por excelencia, llega apenas a 1.300.000. Después lo que hay son programas asistenciales, como la Asignación por Hijo, pero son otra cosa.

-¿Qué pensás de la mirada de aquél que critica “al planero que no quiere trabajar”?

-Esa frase expresa un prejuicio muy grande, aunque no tengo dudas de que hay casos de gente que vive de un ingreso estatal sin rendir cuentas. Pero no se puede pensar que esas personas están en una situación ideal. 

-Lo que pasa es que el que trabaja ocho horas por un sueldito no está mucho mejor, y tampoco tiene grandes perspectivas de progreso…

-Para que te des una idea, hoy el Potenciar Trabajo es la mitad del Salario Mínimo Vital y móvil y se da a cambio de una contraprestación de media jornada laboral. Tiene que haber una unidad ejecutora que tiene que controlar eso. Hay un gran nivel de burocracia, porque no puede ir alguien a inscribirse por su cuenta y decir “quiero cobrar el Potenciar Trabajo”. Ahí está el tema de la intermediación en la entrega de los planes.

-¿Quiénes hacen de intermediarios?

-Organizaciones sociales, intendencias, ONGs, iglesias. Las organizaciones sociales manejan unos 700.000 de estos planes.

-¿Qué vinculación tienen estas organizaciones con Misiones?

-Acá es interesante la construcción que tiene el Polo Obrero, de Eduardo Belliboni. Lograron un nivel de organización importante y se nota mucho en las elecciones. Hay sectores o lugares de Misiones donde el Partido Obrero estuvo cerca de meter un concejal, como fue el caso de 9 de Julio. Eso también habla mucho de las condiciones sociales de acá.

-¿Y de Movimientos Sociales cercanos al Gobierno?

-Creo que Martin Sereno, del Movimiento Evita, es uno de los principales referentes. Alguien que, según tengo entendido, es muy probable que sea candidato a gobernador por su partido Tierra, Techo y Trabajo, ubicándose por fuera del esquema de la camporista Cristina Britez. Resta ver cómo se dirime esa interna en el Frente de Todos.

-Sereno está vinculado al oficialismo Renovador acá.

-Puede ser. Pero él es referente del Movimiento Evita. Aunque si vos comparás la fuerza que tiene esa oganización acá con la de Buenos Aires y el Conurbano, la realidad es que es mínima. Es allá donde está la mayor cantidad de gente informal y desocupada.

-¿Qué reflexión hacés de cómo funcionan los medios porteños?

-Creo que las agendas de los medios allá están mucho más centralizada en los problemas de Buenos Aires, es la agenda porteña o bonaerense y no va mucho más allá. Pero también hay mucha libertad para trabajar, a diferencia de lo que a veces se cree acá. Quizás porque en las provincias la imagen que predomina es la del periodismo televisivo, donde hay una grieta muy marcada y exacerbada. Pero no es lo mismo el periodismo gráfico que el televisivo.

 260 total views,  1 views today