Un año marcado por la alta inflación en Argentina y el mundo

Por Gerardo Alonso Schwarz *

El 2022 fue un año caracterizado por la suba de la inflación a nivel mundial a niveles que no se registraban hace décadas (llegando al 10 % anual en muchos países desarrollados y de la región) con mayor foco en los commodities debido a la guerra en Ucrania y en los productos industrializados por cortes de suministro en el sudeste asiático.

No obstante, a esta tendencia mundial, nuestro país sumó los desequilibrios internos de manera tal que el incremento de precios al consumidor alcanzó valores cercanos al 100% (claramente liderada por el rubro prendas de vestir y calzado) tanto a nivel nacional como regional.

Haciendo foco en las provincias del NEA resulta interesante apreciar que se registró durante el 2022 un incremento de los puestos de trabajo privados registrados en todas las provincias, incluso comparándolo con los valores del 2019 (a excepción de la provincia de Corrientes la cual muestra una leve caída en este último caso).

Más allá que la masa salarial privada registrada creció nominalmente en las provincias del NEA, en términos reales (quitándole la inflación) también hubo crecimiento del poder adquisitivo en todas las provincias respecto al año pasado (aquí la única excepción es la caída en la provincia de Chaco).

En venta de bienes no durables en las provincias del NEA, se observa un incremento tanto en las ventas de Gas Oil como en las ventas de Nafta en el corriente año respecto al año pasado.

De igual manera, en las ventas de supermercados se aprecia que ninguna de las provincias del NEA perdió frente a la inflación al compararlas en términos reales con el año pasado.

En venta de bienes durables se destaca un crecimiento en las ventas de motos cero kilómetros del corriente año en comparación al 2019, principalmente en Misiones, a diferencia de lo que sucede si se lo compara con respecto al 2021 donde dicha provincia es la única del NEA que muestra una caída.

En las ventas de autos cero kilómetros se registró una caída respecto al 2019, destacándose la provincia de Formosa, mientras que en comparación al año pasado toda la región del NEA mostró un crecimiento.

Observando la dinámica de los principales sectores industriales de la zona, los únicos encadenamientos que muestran una caída, tanto si se los compara con respecto al año pasado como con el 2019, son “Productos de tabaco” y “Muebles y colchones”, mientras que en los demás encadenamientos se observa un crecimiento en cualquier período comparado.

Dentro de este marco, las perspectivas económicas para las provincias del NEA en este 2023 estarán condicionadas por tres aspectos: la actividad económica nacional, la dinámica de la inflación y la economía de los principales socios comerciales (Estados Unidos, Brasil, China y Paraguay).

En el caso de Argentina, como se mencionó más arriba, todas las proyecciones muestran valores claramente más modestos que los registradas en 2022 (en torno apenas al 1% anual).

Esta fuerte desaceleración de la economía argentina estaría explicada por los objetivos acordados en el marco del acuerdo con el FMI (que implica entre otras cosas la reducción del déficit fiscal a nivel nacional en un año electoral) además de las inconsistencias macroeconómicas internas pendientes de solución (expansión y forma de financiamiento del gasto público, sostenibilidad de la política cambiaria y una alta inflación que difícilmente se logre bajar durante 2023).

*Gerardo Alonso Schwarz es economista jefe del IERAL de la Fundación Mediterránea, Regional NEA.

29-12-2022

 456 total views,  1 views today