Ana López, Patricia Schmid y Silvina Berger.

Tres científicas misioneras inventaron un "estimulante natural" para la planta de yerba mate y Arcor las distinguió como uno de los mejores del país

Tres investigadoras misioneras diseñaron un bioinoculante que promueve el crecimiento de la planta de la yerba mate, permitiendo tener mejores rendimientos. Un invento que podría mejorar la producción, los ingresos de miles de pequeños productores yerbateros y ayuar a cuidar el medio ambiente porque reduciría la utilización de agroquímicos.

Su invento fue descubierto por el Premio Arcor a la Innovación, que junto al Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación evaluó cientos de proyectos y distinguió a cinco. Hoy las misioneras presentaron su desarrollo y estuvieron muy cerca de quedarse con el premio mayor, una suma de medio millón de pesos y apoyo para continuar sus investigaciones y darle una salida comercial al producto.

Se trata de Ana Marí López (Bioquímica), Patricia Schmid (Lic. en Genética) y Silvina Berger (ingeniera Forestal), que conforman un equipo de trabajo que funciona en el Laboratorio de Bioinsumos del INTA Montecarlo.

Schmid y Berger estudiaron en la UNaM y López se formó en la Universidad de La Plata. Las tras decidieron dedicarse a aplicar sus conocimientos para mejorar la producción, la vida de los productores y el medio ambiente.

“Nuestra línea de trabajo tiene que ver con los bio-insumos, son unos productos biológicos, los preparamos a partir de los bio-organismos como hongos y bacterias y tienen la particularidad de mejorar el crecimiento de las plantas, de los cultivos vegetales. Estuvimos ensayando en principio con yerba mate, también Araucaria. Ahora estamos más enfocadas en probar estos bio-insumos en cultivos hortícolas. La idea es utilizar a esta tecnología para no perjudicar tanto el medio ambiente y reducir el uso de agroquímicos”, explicó a Plan B, Ana Mari López.

Traducido: de la misma forma que la vacuna anti-Coronavirus prepara a nuestro organismo por si se produce el contagio, estos productos preparan a la planta para defenderse de plagas y estimular su crecimiento de forma natural, sin la utilización de agroquímicos.

Esta mañana en una presentación via streaming que se transmitió a todo el país, las mujeres presentaron su innvención en el marco de la 7° edición del Premio Arcor a la Innovación, donde compitieron con otros cuatro proyectos por el premio mayor. Dicen que el propio Luis Pagani, dueño de Arcor (que controla Papel Misionero en la tierra colorada) quedó impactado con el desarrollo de las misioneras.

“Desde un principio nos enfocamos en el agregado de valor en origen para el sector yerbatero y hortícola provincial, con un trabajo de investigación que contempla la especificidad regional pero que, a su vez, abarca a Brasil y Paraguay”, destacó López.

Fondos para seguir investigando

El trabajo de López, Schmid y Berger arrancó en 2016 con aportes del Consejo Federal de Ciencia y Tecnología (COFECyT), Las investigadoras lograron aislar 123 cepas de bacterias y hongos de diferentes sitios en la provincia desde su inicio al 2020.

Una de las pruebas las hicieron plantaciones, incluyendo algunas parcelas de la Cooperativa Agrícola Mixta de Montecarlo Ltda, la productora de la marca Aguantadora y una de las 10 yerbateras top del país.

Ahora que se quedaron a las puertas del premio, el trío necesita conseguir más fondos para apuntalar el proyecto y darle una salida comercial.

INTA Montecarlo
De izquierda a derecha: Silvina Berger (ing Forestal), Patricia Schmid (Lic en Genética) y Ana Mari López (Bioquímica). En el laboratorio del INTA Montecarlo.

“Estamos en una etapa de investigación. Gracias al premio Arcor pudimos pensar la siguiente etapa que es aumentar la capacidad y tratar de instalar una plata piloto. En el caso de la yerba mate se observa un aumento en varios parámetros, en los plantines y bioinsumos, vimos un aumento con significancia estadística del diametro, cuello y altura de los plantines, también del estado nutricional del plantín”, explicó.

Las investigadoras realizaron tareas de bioprospección en yerba mate, llevando adelante pruebas con cepas aisladas con capacidad de promoción del crecimiento y capacidad antagónica.

Respecto a la altura adicional de los plantines, se observó un incremento promedio del 55 por ciento.

Asimismo, en pruebas a campo en parcelas con manejo orgánico con la cepa Trichoderma, de buen desempeño en laboratorio, demostró resultados auspiciosos como antagonista contra el agente causal del mal de la tela.

 6,217 total views,  2 views today